Barcelona, una solución argentina a los problemas del periodismo argentino

Por Luis Schiebeler
publicada en medios digitales regionales

Cada quince días, los puestos de diarios exhiben una portada que dibujan tanto sonrisas socarronas como entrecejos colerizados.
Frente a la irreverencia de los lectores hacia los medios gráficos convencionales devenidos en grandes conglomerados empresariales, aumenta la apuesta por la fórmula de humor negro, ironía e investigación ficticia que ofrece como ejemplo la revista Barcelona. Satirizar a los medios: una estrategia hacia su salvataje y de crítica al poder.

Durante los últimos veinte años se ha advertido una innovación radical a partir de las nuevas tecnología de la comunicación y la información, que transformaron los modos de percepción, de sensación, de vinculación y de participación en la realidad política y social. Las relaciones sociales que antes eran interpretadas a través del trabajo y su relación con los medios de producción, ahora lo son a través de la comunicación en relación con los medios de comunicación con un protagonismo preeminente. La plaza pública como espacio simbólico de integración social, del poder popular de las masas, del sujeto colectivo hacedor de su propio devenir, ha sido reemplazado por lo que se exhibe en la pantalla televisiva. Internet, el celular, los videojuegos, son la mayoría efectos tecnológicos de la modernización que desde la posición de los teóricos posmodernos carnavalizan la percepción y destituyen el yo centrado. David Lyon considera estos fenómenos como una mezcla cultural, intensificada por los nuevos medios de comunicación, lo que dan a la postmodernidad sus referentes sociales, donde destacan lo efímero, el consumismo y el consumo como motivos centrales.

Por su parte, con relación a los medios gráficos, Ignacio Ramonet señaló ”la prensa escrita no está a salvo de las ambiciones desencadenadas por el desfío multimedial y la nueva utopía tecnológica; muchos de los grandes periódicos pertenecen ya a los megagrupos de la comunicación y las pocas cabeceras que son aún independientes en la prensa internacional no quedan a salvo de la codicia de los poderes financieros”.

Actualmente, la concentración de la información en pocas manos obliga a los gobiernos democráticos a acomodar arreglos financieros con diarios y multimedios, a los efectos de asegurarse una cuota de influencia sobre el pensamiento de la ciudadanía. Los titulares de los principales diarios de la Argentina paulatinamente fueron perdiendo credibilidad, a la vez que dejan de lado el interés público. Durante la debacle económica política y social del 2001 la indignación ciudadana con relación los medios alcanzó el pico máximo reflejado en los conocidos grafitis “Los de arriba nos mean y la prensa dice que está lloviendo”.

Los rótulos indulgentes que pululan sobre los cuantiosos blogs de comunicación independiente dirigidos a Clarín como periodismo prebendario, a La Nación como pacato y conservador, hacia Ámbito Financiero como inflamado mercantilismo y a Pagina/12 devenido en progresismo oficialista, entre otros, no alcanzan para que estos medios dejen de ser consultados por completo. Se acude a ellos con la finalidad de actualizarse, pero a la hora de buscar opiniones, complicidad y argumentos para las noticias, muchos lectores asisten al plus que ofrecen los llamados ‘medios alternativos’.

Resulta antipática la ironía de que en la Argentina, el periodismo tradicional jamás tuvo buena prensa; hoy esa realidad es insoslayable. Pierre Bordieu confesó a un medio español : “el periodista es uno de los personajes sociales más poderosos y en su campo están por un lado los establecidos y por otro los críticos marginados que luchan contra los que dominan en su espacio social de los cuales un ejemplo en Francia es la publicación Charlie Hebdo”. Esta publicación francesa de formato tabloide y a dos colores forma parte, entre otros factores, de la inspiración que permitió en la Argentina el lanzamiento del medio protagonista de este artículo: la revista quincenal de noticias ficcionalizadas y sarcásticas llamada Barcelona.

Los albores de las plumas sátiras
El humor político con su sendas lecturas tuvo un desarrollo importante en la Argentina a fines del siglo XIX y a lo largo del la historia, las publicaciones satíricas han polemizado con determinadas figuras políticas de su época. Francisco de Paula Castañeda fue el primer periodista satírico de nuestra historia entre 1815 y 1822 fundo y cerró gran cantidad de periódicos en Buenos Aires y Santa Fe como “Doña María Retazos” y “El Despertador Teofilantrópico, Místico-Político”. Otra de las reconocidas revistas fue, “El Mosquito” que fundó Enrique Meyer en 1863, que apodaba a Mitre como “Don Bartolo” . Pero en el 1972, emergió una publicación bajo el nombre del consagrado film de Federico Fellini y ejecutaba un tipo de humor no específicamente político, pero sí crítico de las diferentes esferas de la vida cotidiana. Según Carlos Ulanovsky , “Satyricon” fundado por Oscar Blotta, tocaba temas como el sexo, la educación, la política y contaba entre sus plantel a muchos de quienes luego formarían parte de la revista “Humor”. Otras revistas fueron “Chaupinela” nexo en “Satiricón” y “Humor” que fue desde noviembre del ‘74 hasta diciembre del ‘75 y, “Tía Vicenta”, que fue el antecedente más importante de la revista “Humor” y paradigma del humor político de la segunda mitad del siglo XX. Con un tono por momentos ácido y por otros, ingenuo, siempre con crítica implacable, fue primero revista y luego Suplemento dominical en el Periódico El Mundo. Se fundó en 1957 por el dibujante y guionista Landrú y entre sus páginas estuvieron presente Quino, Braskó, Oski y Sabat, los escritores Dalmiro Saez, Maria Elena Walsh y Conrado Nalé Roxlo, entre otros. Yrigoyen era ridiculizado como “El Peludo”, Illia “La Tortuga” y Alende “El Bisonte”. Sin embargo, en el ’66 Onganía lo cerró por una caricatura de tapa . Luego llegó el turno de una publicación que bajo el engranaje represivo de los años de plomo, selló un antes y un después en la denuncia del periodismo. La revista “Humor” fue fundada por Andrés Cascioli, Tomás Sanz y Aquiles Fabregat quien señaló : “hasta el ’83, si la gente quería enterarse de algo tenía que comprar Humor, no había otra forma”.La revista se convirtió en un referente del cuestionamiento a la dictadura a través de la sátira y de la denuncia, un referente apremiante para el desfogue libertario y desenfrenado que se advierten entre las páginas Barcelonezcas.

Satirizar por amor
Barcelona nació al compás de la incendiaria arritmia de diciembre 2001, bajo la hemorragia de incredulidad y nihilismo, en el cual los medios se constituyeron en un foco crucial para la increpación de las masas y, entre éstos, el promovedor de “una solución argentina para los problemas de los argentinos” se llevaba los máximos epítetos negativos del pueblo. Los espacios que cohesionaron a los gestores de Barcelona fueron las revistas de rock La Maga, Rolling Stone, la banda de rock “Sometidos por Morgan”, radio Rock & Pop y Mitre pero la mayoría de los socios fundadores trabajaban en la revista de rock “La García”, donde había una sección llamada, Sending fruit (mandando fruta), donde se publicaban noticias inventadas y que funcionó como la semilla de lo que sería mas tarde Barcelona. En esa época, Pablo Marchetti (uno de los directores) viajó a Europa y volvió con una publicación francesa de formato tabloide y a dos colores llamada Charlie Hebdo que terminó de inspirar definitivamente el proyecto. Cuando empezamos a hacer la revista, en el año 2000, muchos de nuestros amigos o conocidos estaban haciendo cola en la Embajada de España para irse a probar suerte a Barcelona, que era vista como una especie de tierra prometida para los argentinos . Con estas palabras describe Ingrid Beck (uno de sus directores) como bautizaron la revista que a su vez, y parodiando a Clarín, lleva como slogan, “Una solución europea para los problemas de los argentinos”.
Ejecutando el descaro de “Humor”, con prosa de urticantes entramados políticos mediante asociaciones caóticas que superan a “Tía Vicenta” y de alto absurdo lisérgico símil a la tríada Casero, Capusotto y Alberti, el quincenario ridiculiza con espesas dosis de comicidad los desatinos y traspiés del periodismo argentino, a partir de notas inventadas. “Hacemos sátira, pero con todo el odio y el amor que tiene una sátira: el odio o resentimiento hacia el medio que se está satirizando, y al mismo tiempo amor a ese lenguaje, porque si no leyéramos los diarios, sin estar informados y todo, no podríamos hacer Barcelona. Es decir, la sátira es la herramienta, pero es un producto periodístico, es una mirada periodística” confesó a Clarín Pablo Marchetti. No se desquitan sólo con referentes eclesiásticos, políticos o de farándula. Algunas de sus tapas provocadoras fueron Condoleezza Rice con el Premier Israelí Ehmund Olmert: “Tolerancia: una negra y un judío deciden el destino de la humanidad”; ironizaron también con el caso de una joven deficiente mental abusada sexualmente sin derecho a abortar: “Cada vez más mogólicas se dejarían violar amparándose en la ley blanda”y sobre algunas ufanías en el discurso de Nestor Kirchner:”¡Fuerza presidente! Después de Isabel y Cafiero, es hora de mandar a la cárcel a Luder y a los demás nadapoderosos”.
Las ingeniosas plumas de Barcelona reconocieron confidencias sobre ventajas y fines de su medio: “Nosotros nos ubicamos siempre en la vereda de enfrente del poder (…) el verso del periodismo objetivo, que sólo tiene que mostrar la realidad y no modificarla es una estupidez atómica, si vos te ponés a hacer un medio querés modificar la realidad, tenemos que hacernos cargo todos. Lo que queremos es modificar la percepción que los medios forman sobre la realidad, ofrecer ver la realidad desde otro lugar, aportar otra mirada (…) y eso sirve para pensar distinto, para ser libre” .

Subtítulos de las noticias
La nota de Clarín del 2/3/07 aborda el discurso de Kirchner al inaugurar las sesiones del congreso. “Kirchner acusó a Tabaré de no querer negociar”. Bajada: “Dijo que para el presidente de Uruguay negociar es acatar lo que su país propone. Es a pocos días de una reunión clave en Madrid por las papeleras. Además resaltó los logros económicos, criticó a los opositores y a la prensa, y no hizo ningún anuncio”.
La nota reproduce algunos pasajes que presidente hizo durante su balance. Habló del crecimiento de la economía, cercano al 9% anual, de la suba de salarios, de los 35.000 millones de dólares de reservas monetarias, disparó contra FMI, recalcó que bajó un 20% de desocupación, reivindicó su política de derechos humanos, enfatizó sus esfuerzos por esclarecer y encontrar con vida Julio López. Sin Embargo sobre la importante inflación que comenzaba a disparase en ese entonces, el presidente sólo señaló: “no vamos a recurrir a las políticas ortodoxas de reducir el consumo, seguimos siendo heterodoxos”. Un mes después, Clarín titulaba: “La inflación de marzo fue de 1,2% por la carne, la ropa y la educación”. Volanta: “Acumula 2,9% en el primer trimestre, contra 4% que hubo en el mismo lapso del año pasado”. Bajada: “Los gastos por el inicio de las clases aumentaron 9,5%. Y la indumentaria subió 6,1% por el cambio de temporada. Los principales cortes vacunos registraron incrementos de hasta 6,1% en el mes”.
En este sentido Barcelona, lapidaria y sardónica, sella en su portada del 2 de marzo, Kirchner: “Es fascista hablar de inflación mientras Julio López está desaparecido”
La tapa ficcionaliza y permite connotar una supuesta contestación del presidente frente a imaginarias instigaciones para que esclarezca la coyuntura inflacionaria del país. Se logra asociar este titular, con la singular práctica discursiva de algunos jóvenes militantes sociales, quienes apelan a los epítetos como fascista, reaccionario o revisionista, frente a una invitación a trascender dialécticas meramente discursivas. A tenor lúdico, el titular permite entrever, reasociar o apercibir atisbos de demagogia al servirse de la figura de Julio López o de los Derechos Humanos.
En correlato con lo esgrimido por Ingrind Beck:”muchas tapas de Barcelona reflejan el sentimiento popular, lo que la gente común piensa y no se atreve a decir; y también expresan lo que podrían publicar los medios si informaran lo que pasa” , ese titular, exhibe algunos de los artilugios discursivos de poder estrenados el 25 de mayo de 2003.
El discurso inaugural de presidente, luego de ganar las elecciones con poco apoyo popular, inició la instalación y legitimación de prácticas discursivas que apelan a disímiles dispositivos simbólicos que circulan a través de la retórica estatal y del habla “popular”, y que a su vez, responden a una cadencia epocal, al imaginario colectivo que caracterizó a la generación de los ´60 y ’70, con preeminencia en las filosofías del sujeto centralizado. Durante los últimos 4 años, el incremento de cuantiosas producciones artísticas como películas, documentales, homenajes y publicaciones, entre otras, son ejemplos palpables. Estas prácticas discursivas se mimetizaron a su vez en los disímiles medios de comunicación y éstos sobre la opinión pública.
Se activó una proliferación y reinstalación de ciertos estereotipos funcionales a la fluidez comunicacional y al poder coercitivo del Estado. Se deslindó una cuasi recuperación de lo contestatario, peculiar de la ideología preponderante en la juventud de los ‘60 y ‘70, aquello que Barthés denominó vacuna contra el enemigo del sistema; es decir, recuperar dentro del proceso de la comunicación de masas y dentro del funcionamiento del poder aquello de signo opositor y confrontativo, pasando en éste sentido a ser leído como estética y tema. De esta forma el poder logra consensos y no tiene que aplicar la censura, sino que introduce éstos dispositivos discursivos y lo convierte en legal. Jean Baudrillard lo señaló con atino: en el campo tradicional de la política ( de izquierda a derecha) donde se intercambian unos modelos consagrados y una palabra canónica, los media transmiten sin alterar el sentido, son homogéneos(…) en cuanto a la trasgresión y la subversión, éstas no pasan por las ondas sin ser negadas como tales: transformadas en modelos, neutralizadas en signos, son vaciadas de su sentido” . El filósofo francés también cotejó sus ideas con los aportes de Walter Benjamín al advertir éste que la obra reproducida deviene cada vez más en la obra ‘designada’ en función de su reproductibilidad pasando en este sentido del ritual a la ‘política’. El acto subversivo no es ya producido sino en función de su reproductibilidad. No se inventa ya, se produce de golpe como modelo, como gesto. Lo simbólico se ha deslizado del orden de la producción misma del sentido (político o de otro tipo) al orden de su reproducción que es siempre el del poder (…) la trasgresión deviene en valor de cambio”

Por otro lado, si bien Theodoro Adorno y Max Horkeimer indicaron en su Dialéctica del Iluminismo que en el marco de las enormes factorías culturales, divertirse significa siempre que no hay que pensar, que hay que olvidar el dolor incluso allí donde es mostrado, que en la base de la diversión está la impotencia, la fuga y que desaparece tanto la crítica como el respeto , hoy en día y pese al desencanto generalizado hacia los medios de comunicación, el periodismo humorístico y satírico de Barcelona ofrece al lector un plus sobre la ‘realidad’ de los hechos que otros periódicos no brindan.

Por consiguiente, existen publicaciones cuyo renombre sólo subsisten por el protagonismo que cumplieron en un contexto precedente, hasta que el triunfo del mercado sobre el Estado, absorbió parte de la deontología profesional. Sin embargo, y a pesar las loables digresiones apocalípticas de Frankfurt, entre los medios gráficos más novatos, a parte de despuntar excedentes de pulcro lenguaje periodístico, ya sea mediante el recurso del humor y sátira, ameritan intersticios, grietas de congregación, de complicidad, de intercambio con sus lectores, donde el código no ofrece soluciones grandilocuentes de un periodismo épico, sino, una chance de resistencia mediante una precursora dupla: la comicidad y el absurdo corrosivo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Medios

Una respuesta a “Barcelona, una solución argentina a los problemas del periodismo argentino

  1. When our trusty, low priced, Black and Decker toaster oven stasrted spewing smoke out of itss area, we began a quest
    for something which would suit on our cramped counter. There were few options so wwe opted
    for a brand new Breville item wanting that thhe price
    might somehow be justified garnering aany regularly high reviews.

    Somewhat expensive, but you get what you buy.
    It is a great looking toaster oven having a lot of functions.
    Folks quickly notice that this is simply not
    just any toaster. The basic interface aand finish, along with flawlessly
    done bagels, gets this product 5 stars. HOWEVER, unlike many cheaper
    toaster ranges I’ve held, the Mini’s holder dles NOT slide-out if
    you open the doorway. Therefore be cautious eliminating sizzling food
    in the stove, or possess a container handle near by. In my guide,
    this subtracts a celebrity.
    countertop oven largest
    I should have obtained thhe years ago in the place off losing money on these
    cheap toaster ovens which you replace over
    and over. It toasts, makes, broils, does anything great.
    Annd yes it looks grea in my own home. The little sensibe oven
    does not occupy too much table place (I employed to have a
    toaster oven and a toaster, now one great appliance does it
    all) despite the fact that I’ve a galley NYC kitchen.
    So I can use two levels at the same time I obtained an additional insert tray.
    I really like the ‘a bit more’ switch in the event that you
    just want something toasted or heated a little more.

    When our old Oster toaster oven gave out I needed seriously to discover yet another toaster could match that space.

    This is one of the few that could do so, but there have been not any testimonials
    yet for this smaller design and all the warnings about how exactly
    hot these exact things access it the exterior sounded scary.

    In the end, this is exactly what I ordered, and I’m happy with it.
    It doesn’t get any hotter as opposed to previous one
    did. In fact, it appears cooler.

    It is somewhat smaller compared to one I’d before,
    but it matches the psns from my oold one and the within space is okay for that factors I place in it:
    a few pieces of heavy make, sausages, and so forth.

    Since I have a gas range having ann oven aswell I do not cook full roasts or anything like that while in thee toaster oven.

    The temperature and time settings with this
    unit actually wofk (rather than beong fully a ticking countdown timer llike my old toaster oven), and they’re easy to realize and
    see, therefore I have not burned such a thing yet.
    It is perhaps fairly, at the very least I think.
    toaster oven
    It knows precisely how long to do it determined by if it is toasting, baking, etc.
    The adjustments are easy-to manage and work great. I do not find the beeping noise that sounds if the cooker is done preheating and when
    it’s done preparing also loud orr troublesome whatsoever as
    someevaluators have written. I never write critiques, but that iis without doubt muhh better than aany toaster oven I havve ever owned.
    It’s worth the expenditure.

    I argued between the Compact and the Mini. I wanted a toaster that I could place on my microwave.
    I had been a bit involved that the detail of the Mini could be too much.
    It didn’t enable the merchandise summation claims
    the scale of tthe Mini as BOTH 15.5x14x8.8 inches
    and 16x13x9 inches? The Mini actually iss smaller than-expected,
    since the door handle included ~2 ins. With that in your mind, the
    basically footprint is closer to 15.5×10.75 inches( Heiht 8.5 inches).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s