A la hora del te

Por Luis Schiebeler

Debo fugarme por los poros del viento
la sinfonía del Día me guiará
él la que ejecuta con torpeza
en su guitarra infalible
No concibo otra ambición que salirme de foco
mirando el aire y bañarme así de nitidez
La parsimonia llegará y todo recobrará lo sensorial
decíme,
por qué no conspirás a mi lado como antes
definíme,
qué es madurar y juro que un juicio te hago
y dejo tranquila a la mariposa longeva
Tu cara de porcelana humeante quema la lengua que ahora titilo en tu ausencia.
Claro está que no cuentes conmigo la hora del te.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía, Tentativas de

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s