no conmiseración

LS

La retórica que en otrora movilizaba a las masas hacia el horno colosal de la historia que narcotiza.

:Hubo una estrella y un ojo con que esperar el evento. Hubo un centro sitiado de corolas donde resolviste montar tu sagrado corral. Un rumor y una parva de guiños hicieron de tu calma una cazuela incandescente. Ahora el hambre del mundo tiene tu cara de aspirineta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Tentativas de, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s