Pedí cura

Por Luis Schiebeler
Por tus manos de arena corrí hasta llegar al rojo toldo de tus uñas. La palabra azul se cayó del cielo y partiose en fríos tercios de sal. Una espuma rosada veteó las estepas de esa piel que me desprendo sin poder, que pana de oro ha sido y hoy es una mancha (rumor de infortunios.
Descanso codiciado por una vida sin viajes.
Errante de minimundos paralelos e inquietos.
Incrédulo de naves extraordinarias: hoy recibirás la intervención del Avespada; zeppelín punta de alicate que suprimirá las prestidigitaciones de esa mujer, e inmunizará tu vida de todos sus malsanos ensueños

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía, Tentativas de

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s