Soy un cupón

Por Luis Schiebeler

No pienso más quién troquela mis días
ese flanco ya no me interesa
pues se muy bien lo que late y espera
indudable y plegado
sin alas ni esquirlas

Es el pulso de mi ser
insujetable
el pliego más preciado
que vive entre los muros
que ya nadie llora a un costado

No he de reparar en los cambios
no me detendré ni por prudencia
la providencia me sorprende
así como al niño crédulo
que confunde con marionetas
toda mano que lo roce

Estoy entre sus manos
las que improvisan un cuenco
sus labios me bendicen
huelo a tamarindo, a vitina

No he de atajar las sensaciones
no he de conservar el tesoro
porque ya estoy fuera del corral
de mis pensamientos

No le temo a sus ojos
se que he vuelto al camino
insospechables son los indicios
ya no hay mapa ni farsantes letreros

acaso he de lavar mi cara
con lágrimas que me despabilen
para ir allí donde me esperan
sin apremios
ya no hay quimeras

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s